JEAN-JACQUES ROUSSEAU

El Contrato Social

Jean-Jacques Rousseau

 

La política es la doctrina, actividad y los métodos utilizados en el gobierno. En la política existen elementos como autoridad, poder, fuerza, etc. También hay distintas formas de gobernar a un país como la democracia, la monarquía, aristocracia. Jean-Jaques Rousseau se inclinaba hacia la aristocracia, por el hecho de que es la forma mas estable. Rousseau dice que cada hombre es libre por naturaleza, y que esa libertad se rompe a través de un contrato social entre el gobierno y sus ciudadanos. Rousseau describe al grupo de ciudadanos como soberanos; individuos que tienen una meta y que ayuda al gobierno en alguna forma u otra. El soberano, solamente tiene poder sobre asuntos públicos. El contrato social es un contrato del ciudadano con el estado, donde el ciudadano cede parte de su libertad a cambio de los beneficios que realiza el gobierno. La necesidad de un gobierno en un país es necesario, y sin él la nación no puede funcionar correctamente. Sin la presencia de un gobierno, no hay control sobre asuntos que los ciudadanos no pueden resolver individualmente. Rousseau pensaba que la naturaleza humana es buena y que el gobierno era un elemento sumamente importante y necesario. Rousseau establece que los derechos naturales son inviolables; la vida, la libertad – el ser de un ciudadano. Rousseau menciona la diferencia que hay entre el soberano y el gobierno; y que habrán fricciones entre si. Rousseau dicta que la gente practica su soberanía estando presente en las asambleas, reuniones, etc. Rousseau enfatiza la importancia que tienen los ciudadanos en participar en estas cuestiones porque todo va hacia el bien estar de su país. Cuando la gente vota deben votar por lo que es realmente bueno y conveniente para el bienestar y no por lo que creen personalmente. Rousseau establece el problema de la libertad, que es la fuerza motivadora detrás del contrato social. Los seres humanos tienen libertad física, pero son esclavos a sus propios instintos e impulsos. Rousseau piensa, que proponiendo el contrato social el asegurar la libertad civil. El acuerdo es entre el ciudadano y el gobierno y evita que un ciudadano dañe a otro; la guía a lo racional y la moral. Rousseau dice que lo soberano – la autoridad se define como una monarquía absoluta, y con el contrato social, eso cambia a algo mejor. La define como una forma mas organizada de una republica donde los ciudadanos actúan colectivamente. Lo soberano no se puede dividir ni ser representada; solamente todos unidos pueden ser. La meta principal de la obra “El Contra Social” para Rousseau es determinar como la libertad puede coexistir en una sociedad civil. El propósito de un contrato social es ceder parte de nuestra libertad y así podremos ser controlados a cometer cosas individuas y lograr vivir en comunidad si existe un contrato social. Rousseau dice que muchos rechazan su idea de un contrato social porque han dejado ese espíritu de vivir en comunión con todos. Los ciudadanos en la republica ideal de Rousseau no están obligados a una comunidad; sino que están de acuerdo para se beneficio mutuo. El espíritu comunitario que los une no perturba ni viola su individualidad. La única forma natural de la autoridad es la autorización que un padre tienen cobre un niño. Tampoco se ve esa naturaleza en la fuerza; no implica que el menos fuerte debería ser obedientes al mas fuerte.  Rousseau también se opone al concepto de rendirse toda su libertad a cambio de nada; significado moral-perdida. También rechaza la idea de que los prisioneros de la Guerra pueden convertirse en esclavos a través de un cambio equivalente. Las guerras no tienen nada que ver con los individuos. Son dirigidos entre estados, Rousseau dice que las personas en una monarquía son esclavos, no tienen derechos ni libertad propia. Rousseau establece una clara distinción entre naturaleza y sociedad civil; eliminar el sistema monarca y los ciudadanos mantienen su libertad con moderación. Existe un punto del estado en la naturaleza, según Rousseau. El contrato social menciona que cada individuo debe rendirse a si mismo a la comunidad en todo. Rousseau redacta tres implicaciones de esa definición. La primera, siendo que las condiciones del contrato social son las mismas para todos, todos querrán hacer el contrato social tan fácil como posible para todos. La segunda es que las personas se rinden incondicionalmente, el individuo no tiene derechos que se oponen al estado y la tercera es que nadie nace por encima del otro; no pierden su libertad natural por entrar al contrato social.

    Rousseau pensaba que la libertad era necesario para le existencia de la sociedad organizada. “La soberanía es inviolable porque la voluntad es o no genera; o es la del pueblo o solamente la de una parte de este… es un acto de soberanía y hace ley…” Rousseau establece un problema en la sociedad, que los políticos al no poder dividir la soberanía en su principio. La dividen en su objeto: en fuerza y en voluntad en poder legislativo y ejecutivo. El poder soberano por muy absoluto e inviolable que sea no traspasa ni puede traspasar los limites de los contratos generales. La necesidad de las leyes hacia los ciudadanos es vital; para conservar la lealtad. Rousseau hace una distinción entre la naturaleza y la sociedad civil que favorecen claramente el ultimo. Al mismo tiempo perdemos la libertad física de poder seguir nuestros instintos, obtenemos la libertad civil que pone los limites de la razón y la voluntad general de nuestro comportamiento. En la sociedad civil, asumimos la responsabilidad de nuestras acciones y se vuelven mas noble como resultado. Rousseau habla sobre la propiedad, y como en el contrato social el dueño rinde su propiedad incluyéndose a si mismo y en haciendo esto, no está rindiendo su propiedad porque el es un elemento de la soberanía. Rousseau considera que cualquier violación que se conecte al contrato social, también se comete a la sociedad civil.

                 La sociedad sólo puede funcionar en la medida en que las personas tienen intereses en común: el objeto final de cualquier estado es el bienestar de todos los ciudadanos. Rousseau argumenta que el bien común sólo puede lograrse si acogiera la voluntad general expresada por el soberano. El soberano es inalienable – no se puede remover, ni dividir; siempre expresa el deber de las personas (no individualmente). Rousseau, con este concepto de que la soberanía no es divisible, critica a los demás filósofos porque acogen a actos de soberanía, lo cual, para el no lo es porque no es de todos. Aunque la voluntad general siempre tiende hacia el bien común, Rousseau admite que las deliberaciones de las personas no siempre expresan la voluntad general. Rousseau hace una importante distinción entre la voluntad general y la voluntad de todos, y señaló que éste es simplemente la suma total de cada individuo de que desea. Estos intereses particulares casi siempre se equilibran a menos que la gente formen facciones y voten por grupos. Rousseau reclama que la soberanía tiene poder absoluto de sus sujetos pero también reconoce los derechos del ciudadano. Un ciudadano debe asumir responsabilidad y cumplir con sus deberes como ciudadano pero el estado no puede exigir mas de lo que el ciudadano puede dar. El soberano sólo se ocupa de cuestiones que son de interés común. Como resultado, cada ciudadano es libre de perseguir intereses privados y sólo está enlazado a la soberanía en todos los asuntos que son de interés publico. Rousseau apoya a la pena de muerte, argumentando que el soberano tiene el derecho de saber si el ciudadano deber vivir o morir. Rousseau está de acuerdo con esto porque ésos que violan la ley, son enemigos del contrato social y también enemigos del estado, y hay que matarlos- “un estado saludable tiene pocos criminales”. Rousseau mantiene la idea esencial de la soberanía, que es un poder absoluto e inviolable con influencia sobre sus súbditos; pero rechaza la idea de que una sola persona o grupo de élite pueden actuar como soberano. Su objetivo del contrato social es determinar cómo las personas pueden mantener su libertad dentro de los confines de una asociación política. En el caso de la monarquía absoluta, autoridad soberano se expresa en la voluntad del rey. En Rousseau, su republica ideal, la autoridad soberana se expresa en la voluntad general. Rousseau sugiere que existe una justicia natural y universal que viene de Dios, pero que no es obligatorio. Personas malvados no obedecen las leyes de Dios, y por lo tanto, hay que establecer leyes positivas en la sociedad porque si no, ésos que obedecen la ley de Dios van a sufrir a manos de quienes desobedecen. Rousseau define la ley como una expresión abstracta de la voluntad general que es universalmente aplicable. “Todas las leyes están hechas por y para el pueblo con su conjunto y se aplica a todos no a ciertas personas en particular”. Rousseau también observa que el estado debe ser de tamaño moderado, ni demasiado grande ni demasiado pequeño. En un gran estado, la administración se torna cargante y costoso. En lugar de un gobierno central, tendrá que haber muchos niveles de gobierno regional, con cada nivel adicional cuesta a la gente. Por otro lado, un estado que es demasiado pequeño está constantemente en peligro de ser devorado por sus vecinos, quienes están en constante fricción con ella. También debe haber un equilibrio entre el número de personas y de la magnitud del territorio de un estado. Si un pequeño número de personas que poseen un gran territorio, no serán capaz de mantener todas, y estará en constante peligro de invasión. Rousseau distingue cuatro clases diferentes de la ley. La primera es las leyes, políticas o leyes fundamentales, que son el objeto principal del contrato social. Estos factores determinan la relación del cuerpo político tiene de sí mismo, la estructura fundamental del estado. La seguna son las leyes civiles, que se relacionan con los individuos en relación con los otros, o con el cuerpo político en su conjunto. La tercera son las leyes penales, que se ocupan de casos donde se incumple la ley. Y lo más importante, la moral, las buenas costumbres y las creencias de las personas. Rousseau aproximadamente distingue tres formas de gobierno. Cuando todos o la mayoría de los ciudadanos son los magistrados, el gobierno es una democracia. Cuando menos de la mitad de los ciudadanos son los magistrados, el gobierno es una aristocracia. Cuando hay un solo juez (o en algunos casos un pequeño grupo de magistrados), el gobierno es una monarquía. El éxito de la democracia tendría que ser pequeño, sencillo y honesto con los ciudadanos que tienen poca ambición. Debido a que es tan inestable, la democracia es también muy dispuesto a la guerra civil. Hay tres tipos principales de la aristocracia. La primera, aristocracia natural, con frecuencia se encuentra en civilizaciones primitivas, donde los mayores y a los jefes de las familias gobiernan a un pueblo o tribu. Rousseau manifiesta serias reservas acerca de monarquía, al igual que lo hace sobre la democracia. La monarquía es tremendamente eficiente, ya que todo el poder está en manos de un hombre. Sin embargo, esto puede ser peligroso, ya que las empresas se convierten en nada más que una determinada voluntad. Si un rey quiere que su poder sea absoluto, está en su mejor interés mantener a la gente que gobierna en sometimiento manera que nunca pueden revelarse. Monarquías se adaptan mejor a los estados grandes.

                  Aunque la libertad es deseable, Rousseau piensa que no es posible en todos los ambientes. El gobierno de un estado no produce mercancías, por lo que debe vivir de los productos del pueblo. Cuanto más se acerque la relación entre el gobierno y el pueblo, al menos los impuestos por el gobierno va a dañar a la gente. Rousseau explica que, momentáneamente, el soberano se convierte en una democracia, un gobierno donde cada ciudadano es un magistrado. Los magistrados han sido nombrados, el soberano deja de actuar como un gobierno, y al gobierno y soberana convertido en dos cuerpos distintos. Por lo tanto, el gobierno se iniciaron, no por contrato, sino por la ley, y los magistrados no son los gobernantes, pero los oficiales. La asamblea ordinaria de todo el pueblo es el mejor medio de asegurar que el gobierno nunca se aproveche del poder soberano. En cada asamblea general, las personas deben votar en cuanto a si el gobierno actual y los magistrados deben mantenerse en el poder. La distinción entre el gobierno y las asambleas populares es absolutamente crucial para el sistema de Rousseau. El gobierno que ejerce el poder natural será que desee actuar en su propio nombre, y no en nombre del pueblo en su conjunto. Mientras que en un estado saludable y feliz, el gobierno puede ser más confiable, algún tipo de control debe existir para mantener al gobierno. La exigencia de que todos los ciudadanos deberían participar en las asambleas populares es exclusivo de Rousseau en el mundo moderno. Es un objetivo ambicioso, pero uno que es esencial, Rousseau cree, a mantener un estado saludable. Él ya ha puesto de relieve la importancia de la libertad y la igualdad, y con la idea de la asamblea popular, destaca la importancia de la fraternidad. Rousseau distingue entre elección por sorteo y la elección por elección. La antigua resulta adecuado para una democracia, donde el único método adecuado para determinar quién debe asumir la responsabilidad de la oficina. Elección por elección trae aristocracia, dado que el gobierno debe ser libre de elegir sus propios miembros. El sistema de Rousseau, la gente poder votar a favor de lo que quieren, pero por lo que pensamos que es mejor para todos. Si pueden caer en el engaño de pensar que una impopular elección es en realidad en los intereses de todos, estarán obligados a votar a favor de esa elección aun si es contra sus intereses. Porque los ciudadanos de la asamblea no tienen el propósito de expresar sus intereses, no hay una forma segura de saber que esa forma de elección es de hecho impopular. Rousseau finaliza con el tema del problema controversial de la religión civil. En las sociedades primitivas, sugiere, los jefes de cada estado son los “dioses” que dicho estado requieren, cada estado creyendo que sus dioses fueron encargadas de velar por su pueblo.

                 El Contrato Social escrito por Jean-Jacques Rousseau contiene lo que el piensa que es lo ideal para un país en esa época, lo que presenta Rousseau en su obra se puede comparar con varios sistemas de gobierno que existen hoy en dia. Puerto Rico es un estado autónomo asociado a los Estados Unidos (commonwealth). El jefe del estado es el presidente de los Estados Unidos, y el jefe del gobierno es un gobernador elegido. Hay dos cámaras – el de los representantes y el senado. El contrato social se puede comparar con Puerto Rico en algunos aspectos. Rousseau enfatizaba el concepto de la libertad, hoy en dia eso se ve en el énfasis que le dan a la educación de los ciudadanos. Otra comparación es que habiendo establecido la propiedad privada, las condiciones iniciales de la desigualdad es más pronunciado. Algunos tienen propiedades y otros se ven obligados a trabajar para ellos, y el desarrollo de las clases sociales comienza. Finalmente, aquellos que tienen propiedades anuncio que sería en beneficio de sus intereses para crear un gobierno que protegen la propiedad privada de aquellos que no lo tiene, pero puede ver que los mismos pudieran adquirir, por la fuerza. El concepto del contrato social como tal – el deber que los individuos deben de ceder parte de su libertad en cambio de los beneficios del gobierno es algo que se ve hoy en día. Los ciudadanos viviendo en Puerto Rico tienen sus deberes como ciudadanos, como seguir la ley y económicamente aportar algo.